jueves, 23 de febrero de 2017

La Tercera Fuerza según Ignacio Ellacuría

Presentamos hoy el fascículo n. 4 de la serie Discutir la Realidad, que publica ocasionalmente este Blog. En esta entrega se discute  y se intenta clarificar el concepto de "tercera fuerza" que Ignacio Ellacuria desarrolló en sus escritos, principalmente del ámbito político. Ellacuría discute a la par el concepto de "sujeto principal" del cambio social, especialmente en el contexto específico de los años setenta y ochenta. 
Efectivamente, de acuerdo a su análisis, el sujeto principal del cambio social tiene dos notas esenciales: convive con una fuerte inspiración cristiana y con un fuerte espíritu socrático. Estos dos términos revelan así mismo lo que en mi caso fue el punto de partida de este pequeño texto: para el caso de Ellacuría, ¿cuál es la relación entre su quehacer filosófico y su perfil cristiano? Ya pués, muchas personas rechazan de tajo hablar de la posibilidad de una "filosofía cristiana" pero que en el caso de Ellacuría se conjuga la filosofia y la inspiración cristiana, no hay duda de ello, aun cuando los más filosofantes lo hagan más filósofo y los más teologizantes lo hagan más teólogo,
En todo caso, la pregunta por el sujeto principal necesita siempre de la actualización histórica y se vuelve una pregunta urgente y necesariapara nuestro tiempo. La Tercera Fuerza no hace referencia a la función clásica de mediación, como se si tratase de una fuerza neutral; al contrario, partiendo de los intereses y necesidades de las mayorías populares, sabe sobreponerse y colocar en su lugar a las dos fuerzas beligerantes que juegan a una polarización que les beneficia sólo a ellos.
El desafío para todos nosotros reside, entre los muchos retos que enfrentamos en la necesidad de convivir (co-nspirar) tanto con un espíritu socrático como con una espiritualidad  cristiana comprometida, ambos de talante subversivo y crítico.
El documento puede ser accesado aquí: Discutir la realidad n. 4

lunes, 20 de febrero de 2017

lunes, 13 de febrero de 2017

¡Contrato de seguro de salud para Asamblea es inconstitucional!!!

Resultado de imagen para asamblea legislativa salvador
Fachada del Palacio Legislativo (¿Por qué es "palacio" y por qué delfines?)
O cuando menos no es ético y es inmoral. Los especialistas en derecho constitucional argumentarán mejor por supuesto por qué es inviable la contratación del seguro privado de salud para el personal de la Asamblea Legislativa (para sus empleados y flamantes diputadas y diputados). Entiendo que el contrato anterior rondaba los seis millones de dólares y el actual presidente de la Asamblea ha dicho este día 13 de febrero que ha logrado reducir el monto en dos millones de dólares  fin de generar ofertas por alrededor de los cuatro millones de dólares.
La acción del Legislativo violenta el orden constitucional porque vulnera defintivamente la igualdad de los ciudadanos esperada y legitimada en la Constitución. Sí, claro, no es el único caso. Ocurre lo mismo en ámbitos como la seguridad pública, la educación y la justicia misma.
En estos casos, y en específico en el tema de salud, se configuran dos tipos de ciudadanía separadas por privilegios. Un grupo tiene acceso a educación de calidad, en función de sus ingresos o beneficios económicos percibidos y otro grupo mayoritario (por eso son mayorías populares) no puede concederse educación de calidad y recurre a la educación pública de calidad cuestionable. Tener una educación buena (ya no digo excelente o trilingüe) está fuera del alcance de las mayorías. 
La situación es similar en el ámbito de la salud. Para las mayorías está el sistema público de salud y para los asalariados los servicios del seguro social. En este punto debo conceder que en los últimos años  ha habido ciertas mejoras que yo mismo he evidenciado, pero que por supuesto dejan siempre de ser suficientes para las necesidades de las mayorías.
Pero ¿pagar un seguro privado de salud? Es abominable porque está diciendo que hay un grupo que merece tener un mejor servicio y acceso a salud y los demás no lo merecen. ¿Les parece inadecuado los servicios de salud que provee el Seguro Social? Pués bien, entonces tienen una oportunidad de mejorarlo. Pero contratar servicios privados es desmejorar los servicios públicos de los cuales dependen estos servidores públicos. Sólo obligándose a ir al Seguro Social podrán darse cuenta de la necesidad de mejorar el sistema al constatar que la cita médica no es inmediata, que la medicina supone un trámite, que la cita con el especialista toma si tiempo, etc.
Además, ¿y no la mayoría, por no decir todos y todas los diputados, así como el conjunto de empleados no pertenece a la mapachada pués? ¿Por qué ahora se vuelven sujetos especiales que requieren servicios especiales?
Por último, este es el típico caso en el que las fronteras entre izquierdad y derecha, si significan algo en cuanto a defensa de intereses particulares, se desvanecen...  A la hora de votar, van a coincidir izquierda y derecha, si vale el apelativo, porque corresponde a sus intereses. Mucho discurso, poca coherencia... o en lengua aviar, invocando los términos de uso del pueblo bajo, municipal y espeso: mucho cacareo y pocos huevos... para tomar decisiones.

martes, 7 de febrero de 2017

Democracia débil o en crisis



Imagen relacionadaPués así es. Para algunos el problema de la democracia actual en esta sociedad es su carácter débil; las fuerzas que sostienen la democracia ya no son tales y parecen haber sido eclipsadas. Pueda que más bien se trate una crisis que arranca décadas atrás, pero que se configura y evidencia según ciertos elementos.
Uno de esos elementos característicos es la polarización. Una cosa es el bipartidismo que tienden a tener ciertas sociedades estabilizadas (cada vez más crisis como muestran muchos casos con la aparición de partidos alternativos) que se corresponde con la alternancia en el poder; otra cosa es la obstaculización más o menos permanente de los proyectos del otro, por ejemplo a través del freno que supone un enfrentamiento en el seno del poder legislativo. En este caso, se hace patente y oficial la tarea del partido de oposición de obstaculizar las propuestas del partido en el Ejecutivo... Por supuesto, es respuesta a "me lo hiciste antes y pago con la misma moneda"
Pero asusta también el hecho que aparezcan ciertos tintes autoritarios ("Soy yo el poder" parece ser la consigna) que parecen intentar evitar la cordialidad del ponerse de acuerdo sobre asuntos sustantivos... esto se ha mostrado en la manera cómo va tratando a aliados externos e  internos, pero también a instituciones que cualquier político sabe que tiene que respetar. Uno de esas instituciones son los Medios de Comunicación. Los estrategas del nuevo gobierno han declarado ya a la Prensa como la "oposición política", les declara deshonesto y plantean al público la existencia de "hechos alternativos" (que tarde o temprano se muestran como falsos o tergiversados).
No me extrañaría que dentro de poco se destapen casos de corrupción por favores políticos, enriquecimiento ilícito, etc. Y ojo, la administración Trump va poniendo en duda la honestidad y sensatez del estilo privado para la administración pública. Un gran y exitoso empresario no es necesariamente la mejor opción para gobernar un país.
Resultado de imagen para democracia débil
Veremos cómo se da a querer el sistema, si es capaz de detener las atrocidades que al sentido común, la sensatez y el respeto de la diversidad se están haciendo por doquier... Claro, es de esperar que el sistema judicial, como ya se muestra, sea capaz de detener los decretos ejecutivos... pero no olvidemos también que la Corte Suprema de Justicia (hablo de la Supreme Court) tampoco es nítidamente ciega en justicia... lo muestra el mismo candidato propuesto por Trump para la Corte.
En fin malabarismos políticos. Por eso me hace gracia en parte (y se debe dar gracias) los consejos que la Embajadora Manes parte y reparte en el país: "pongánse de acuerdo", "cuiden sus finanzas", "promuevan la concertación" "cuidado con la corrupción", "ojo al autoritarismo". Por supuesto, ellas y ellos saben de eso y por eso saben dar consejo. Sepulcros blanqueados... "Hagan caso de lo que dicen, pero no hagan como ellos".