miércoles, 12 de octubre de 2016

DOCE DE OCTUBRE

Resultado de imagen para arabes españoles indigenas
Europa sostenida por Africa y America

TAKWIKALIS TUTAL

Tajpalulikan ka tupal ne tal
Ipijpilawan tiwelit tukaytiyat
Wan kitalikan ne tiyultiwit
Te musewiyat pal welit tikpiyate.

Timunekit pal​ tiwelit tinemit
Sejsenpatimikwit ne
Takushkatan palkwi
Ka kipiak ka te akaj kinekik
Ka kichiwki achta nemit achtu nemi.


Wan tay inak te mukwepki tik ne ujti
Pal kipiate keman musewi musewij
Kiputzawase ipal ya nemi
Kipalewki se ketzal tet.
Kitat munami kaj te muneki
Keman ne tunal ku tik ne ajku panti
Wan yesyu tawawasuj tamakichti
Tawawasuj tamakis​hti
Tawawasuj tamakichti
Tawawasujtamakis​hti
Tawawasuj tamakichti

 Resultado de imagen para homeland security

martes, 11 de octubre de 2016

Debate, democracia and “The time of my life”



Resultado de imagen para trump hillaryEn El Salvador ha sido más fuerte el llamado a la discusión, el debate el diálogo sobre los grandes problemas nacionales. Incluso ha aparecido una nueva organización denominada Libertad liderada por el médico psiquiatra Fortín, acompañado por otros conocidos como el exministro Bertrand Galindo… incluso un periódico matutino ha titulado el día de hoy 11 de octubre su editorial para destacar que el debate es esencial a todo democracia… Claro, en la mentalidad conservadora la izquierda es mala, ni dialoga ni debate, mientras que la derecha es buena, dialoga y debate. Pero, ¿De qué democracia hablamos? ¿A qué se refiere con “dialogar”? ¿Debatir? Una breve revisión de la historia ayudaría a desideologizar esta posición no sólo ingenua, sino perversamente manipuladora de la sociedad y lo político.
Sin recurrir a la historia, baste comentar al menos por ahora el glorioso debate acaecido en la política de los Estados Unidos de América el pasado domingo 9 de octubre. Dediqué tiempo a ello por curiosidad. Lo comenté con un buen amigo que más bien me dijo que “no iba a perder tiempo en eso” y más bien estuvo atento a los análisis posteriores… como sea, el domingo posterior al evento quedé pensando cómo calificaría aquel debate.
La pregunta no sobra. Normalmente EEUU se erige como norma de la democracia (a pesar que no se la exige a una monarquía como Arabia Saudita). Efectivamente, hay algo de plausible en la confrontación política en EEUU que vale  la pena tomar en cuenta. De todos modos, algo podemos aprender para nuestras democracias incipientes… es evidente lo difícil que es debatir, ya no digamos dialogar… tanto a la derecha como a la izquierda, pero sobre todo al que está en el poder…
Pero lo curioso del debate presidencial norteamericano es que estuvo lleno de acusaciones, de referencias a eventos asociados a la conducta privada de la y el  candidato, que el debate parecía reducirse al problema estratégico de cuál es la relevancia real de lo privado en lo público, especialmente de la sexualidad… si don Donald o si don Bill o si doña Melanie o doña Hillary… mientras otros temas parecía pasaban a segundo plano, cuando no al olvido como el desempeño de la economía, el progresivo empobrecimiento de la clase media (mientras los de siempre siguen enriqueciéndose), el acceso a la salud o el cómo construir una sociedad respetuosa de las diferencias, especialmente con los migrantes…
Increíble. Si este es el  nivel, no tenemos nada nosotros que avergonzarnos… Fue un show. La política ha terminado por convertirse en un show… me parece que el esfuerzo de LuckyTv, una web holandesa, hizo teatralizando el debate sincronizando las intervenciones con aquella famosa canción de “The time of my life” de la película ochentera de Dirty Dancing, refleja bastante bien el show del debate (vale la pena ver el video y reir un rato)… y quizá refleja una cosa más: los comentarios y análisis de mis amigos norteamericanos suelen indicar que ninguno de los dos candidatos es en realidad querido y respetado por su partido… es lo que salió y punto… pero ¿no debería la democracia procurar tener buenos candidatos? Es cierto que cualquier debe tener la posibilidad de serlo, pero la sociedad no debería votar por cualquiera… el punto es que esta elección 2016 parece que se fragua de esta manera. Y como suele suceder, países como El Salvador nos toca sufrirlo.