miércoles, 23 de septiembre de 2015

Miedo a perder privilegios y resistencia al cambio






Resultado de imagen para imagenes de resistencia al cambioLos términos en que se configuran las relaciones de poder, dinámica normal en toda organización social, determina en buena parte cómo se configura un sistema de privilegios. Estos no son en principio más que diferencias específicas que se establecen entre la membresía de un grupo, si bien por supuesto, pueden constituirse en diferencias sensibles que marquen ventaja, exclusión, incluso aprovechamiento ilícito.
Previstos y diagnosticados a tiempo, un sistema de privilegios puede revertirse, tratarse, desburocratizarse, diluirse o normalizarse. Según transcurre el tiempo, el sistema de privilegios puede ser más difícil de someterse al cambio. La membresía que goza ventaja del sistema de privilegios (acceso a recursos, salarios elevados o sus prestaciones, impunidad respecto de sus acciones, etc.) percibirá en distintos momentos peligros, reales o meramente posibles, frente a acciones que puedan conducir a un posible cambio (desfavorable para su gusto, claro está) de sus privilegios, produciendo una resistencia al cambio.
Si bien pueden incurrir otros factores, como cantidad de años en una plaza determinada, calidad limitada en la supervisión del equipo o algunos factores personales o los caciques de rostro democrático con pretensiones monárquicas, la resistencia al cambio, el miedo a perderse en el sistema de privilegios y la posibilidad de aceptar lo nuevo, tenderá a mostrar unos términos de conflictividad diversos, pero típicos de la dinámica del conflicto. Cuanto más pasa el tiempo, cinco, diez, quince o veinte años, el grupo asociado al sistema de poder se vuelve más fuerte y más hostil al cambio. De ahí la necesidad de las rotaciones, del desarrollo del personal, la necesidad de actualizarse constantemente, de proyectarse hacia el futuro, innovando y promoviendo el mismo cambio. Precisamente, la dinámica de resistencia se expresa en un sistema de tres escalones: no sé, no puedo, no quiero. Al lado del sistema de privilegios, se desarrollo algún tipo de clientelismo burocrático que normalmente se identifica con un “yo cubro tu espalda, vos cubrís la mía”
Tengo dos ejemplos disímiles pero que muestran formalmente la misma dinámica (el o la lectora avezada podrá traer otros más frescos a su mente). Karkatsoulis en 2012 inició un proceso que pretendía someter a Grecia a todo un proceso de transformación de su burocracia. Como reporta la nota en El País, aceptado en principio el plan de reforma, el entonces gobierno de Atenas “lo torpedeó, y el esfuerzo quedó en nada”. Karkatsoulis reitera la vigencia del clientelismo de estado, “capaz  de hacer fracasar cualquier reforma”. Un par de entrecomillados de Karkatusoulis:
“Es muy vigoroso aún, porque no hay un sistema de control y sí mucha resistencia política. Para acabar con él hacen falta líderes que no teman a las bases de sus partidos —hasta ahora se han opuesto tanto por miedo a perder base electoral, por ejemplo en el campo— y también el apoyo de la población”.
“La crisis no es sólo financiera, económica o política, su núcleo duro es el entramado de intereses y favores que conforman el clientelismo, que existe como un todo orgánico”.
El otro caso es totalmente nacional. El título de la nota de el periódico digital Diario1.com es ilustrativa: lucha de fuerzas por retomar el control del INFRAMEN. En las últimas semanas hemos presenciado algunas protestas estudiantiles en las calles aledañas al Instituto. Hace algunos años participé de un equipo que acudió en emergencia en una situación similar. Tras conversar con las partes, había suficientes indicios para mí del rechazo de algunos docentes a la gestión del director. La marea aparece de nuevo porque ha llegado el tiempo de cambiar o confirmar al director en su cargo. La resistencia al cambio se muestra en un “no queremos al director” (suele pasar que aparecen en primera fila grupos o personas manipuladas, no así el verdadero poder tras el trono). Como dice un profesor, según la nota:
Hay personas que quieren manipular, son maestros muchos de ellos. Quieren evadir irresponsabilidades. Están preocupados porque tienen demandas, no quieren ni el orden ni la organización”.
La nota periodística cita al Director:
El asunto se da cuando hay fuerzas, tanto internas como externas, a las que no le convienen que esto continúe. Que no continúe el orden con el que se está trabajando. El control sobre aquellos factores externos que viciaban en algún momento la institución y que han perdido el control o el manejo de estas situaciones.  Cada año se da una evaluación, en ese sentido ha llegado su momento. Ahora están surgiendo estas fuerzas, para ver que no se continúen con los métodos

Más entronizados en el tiempo los grupos de poder y el sistema de privilegios, más dura la reacción, más fuerte la resistencia al cambio, mayores los miedos. En esa misma dimensión debería también, con una firme voluntad y claridad estratégica, debe apuntarse la necesidad del cambio.
Resultado de imagen para imagenes de resistencia al cambio